Petrobras - Relaciones con los Inversores

Petrobras

Relaciones con los Inversores

Postura de Petrobras con relación a las Termoeléctricas "Merchant"

Rio de Janeiro, 11 de febrero de 2005. – PETRÓLEO BRASILEIRO S.A. - PETROBRAS, [Bovespa: PETR3/PETR4, NYSE: PBR/PBRA, Latibex: XPBR/XPBRA], una compañía brasileña de energía con actuación internacional, comunica que en 2001, cuando el Sistema de Suministro de Energía en Brasil – el que en esa época se basaba, prácticamente en su totalidad, en la generación hidroeléctrica – presentaba visibles señales de crisis, diversas empresas – entre ellas Petrobras - analizaron la posibilidad de participación en proyectos de generación de energía a partir de gas natural y/o combustibles derivados de petróleo (Usinas Termoeléctricas), a través de la formación de consorcios.

En este contexto, se constituyeron las alianzas con El Paso y MPX en los proyectos “Merchant” (Macaé Merchant y Termoceará). Una usina “Merchant” tiene como principal característica la venta de energía en el mercado spot, que no basa su actuación en contratos de larga duración, y sí aprovechando las demandas puntuales de energía eléctrica.

Una de las principales características de los contratos firmados es que poseen una provisión, en el sentido de que, caso, excepcionalmente, en determinados meses, los ingresos provenientes de los contratos de compra y venta de energía no sean suficientes para cubrir determinados costos, como los que se listan más abajo, PETROBRAS deberá realizar una “Contribución de Contingencia” en un montante suficiente para solventar esos costos.

De esta forma, el instrumento contractual de la “Contribución de Contingencia” cumple la finalidad de, en el caso de una eventual y esporádica insuficiencia de ingresos, garantizar, durante cinco años, el flujo de caja necesario para hacer frente a los costos fijos y variables de la planta, llevando en cuenta certeramente que con el escenario adoptado en esa época, los involucrados entendían que la necesidad del aporte de tal contribución sería eventual.

El escenario vislumbrado por las partes que celebraron los contratos no se cumplió. Las proyecciones efectuadas en esa época no se volvieron realidad por diversos factores, siendo que el principal de ellos está relacionado con la transformación estructural ocurrida en el sector eléctrico como consecuencia de las medidas adoptadas por la Cámara de Gestión de la Crisis de Energía Eléctrica (GCE), creada en 2001. La intervención efectuada en el mercado generó una caída vertiginosa de la demanda y, aun después del término de las restricciones al consumo, esa demanda no volvió a los niveles que prevalecían antes del racionamiento, indicando una efectiva modificación estructural en el grado de consumo de energía del País.

Tal cuadro acarreó, para PETROBRAS, como consecuencia principal, el hecho de que los pagos de las Contribuciones de Contingencia pasaron a realizarse de forma sistemática, todos los meses, una vez que los ingresos previstos referentes a las ventas en el mercado spot no se materializaron. Vale registrar que los aliados de PETROBRAS en estos proyectos no fueron afectados por la alteración del escenario, ya que, como fue mencionado en los párrafos anteriores, las Contribuciones de Contingencia cubren todos los costos, incluyendo la amortización de las inversiones y la remuneración del capital invertido por las mismas.

A parte de los análisis internos ya efectuados y con la finalidad de obtener un análisis independiente y crítico de la situación expuesta en las líneas anteriores, fueron contratadas empresas de consultoría financiera y oficinas de abogados que realizaron auditorías detalladas de los contratos firmados y de los documentos pertinentes, consolidando las informaciones emitidas en documentos fundamentados escritos, donde se concluye, en síntesis, que los riesgos de los emprendimientos estaban siendo totalmente asumidos por PETROBRAS, preservando la remuneración de las inversiones y del capital de los demás participantes.

En otras palabras, las transformaciones estructurales ocurridas en el mercado de energía eléctrica después del racionamiento eliminaron las oportunidades de ganancias para PETROBRAS en esos emprendimientos y acarrearon perjuicios sustanciales.

Hasta diciembre de 2004, ya fueron pagados, en valores nominales, R$ 1,9 mil millones (Macaé Merchant) y R$ 370 millones (Termoceará), siendo que los valores ya pagados superan los precios de plantas nuevas con la misma capacidad.

Con base en los estudios y demostraciones económico-financieras elaboradas por las empresas de consultoría y oficinas de abogados, quedó caracterizado el desequilibrio de la ecuación económico-financiera de los contratos analizados, por lo que hubo una ruptura en el programa contractual establecido entre las partes. Con eso, PETROBRAS, ha sido, regularmente, instada a pagar la Contribución de Contingencia, ocasionando el desplazamiento integral del riesgo del negocio de las empresas aliadas para PETROBRAS.

Ultima actualización en 

Close